ELLA, YO Y MILES DAVIES vol. 2

Por TOXIK REMEDY - 3 de Diciembre, 2005, 19:45, Categoría: General

Regreso a la pantalla, he intentado poner en orden mis pensamientos y mis sentimientos en relación con Caro, estoy buscando la objetividad para entender que pasó pero comprendo que aún no tengo la distancia necesaria de los eventos como para hacer una evaluación adecuada, eso tiene sus lados buenos y malos, que no detallaré en este post, sino que mas adelante lo podré decir.

Ahora me toca continuar con el relato, que me disculpe Quentin por usa vol. 1 y vol. 2 pero la verdad me gusta como se lee, así que sin mas preámbulo doy paso al relato, donde espero poder transmitirles algo de la magia que durante el fin de semana que compartí con ella he podido vivir, si logro que sientan una fracción de lo que he vivido entonces me daré por satisfecho.

Dejo claro que en este punto ya no me importa el modo ni el tiempo, pasado, presente o futuro me da lo mismo, ya no es un relato de situaciones/hechos/antecedentes, es uno de sueños/aspiraciones/confusión/deseo/claridad/amor.

Tal como les comenté en la entrega anterior, ella, dejando de lado planes propios me acompañó a una comida en celebración del cumpleaños de P, la enamorada de F, todo esto junto con algunos compañeros de trabajo; la reunión fue justa/agradable/relajada/entretenida pero lo mejor es que estaba Caro conmigo, debo reconocer que hacía mucho tiempo que no sentía una sensación de complementariedad tan grande, sencillamente encajamos, ella se comportó a la altura y mas arriba, fue un dulce, agradable/amable/cooperadora, disculpó con gracia el tiempo que le dediqué a los demás, a apoyar el buen desarrollo de la renión y las bromas de mis amigos, disfruto como niña cada minuto que le ofrecí durante la reunión y encima de todo colaboró con la causa; yo no le pedí nada, no le dije nada, ella sencillamente entendió, intuyendo lo que pasaba y lo que necesitaba; por mi parte yo embelezado/feliz/orgulloso/tranquilo, esa complicidad en silencio no hacía otra cosa que reafirmar lo que por dentro venía sintiendo en relación con ella, pero todavía no lo voy a decir, no lo puedo decir.

Dejamos la reunión, tomamos un taxi llenos de risas y en medio de caricias, nos dirijimos hacía su casa, no se dijo nada, ella se quedo dormida en mi regazo y yo vigilando su sueño y tratando contener las emociones y sentimientos que ese gesto de absoluta confianza hacia nacer en mi, llegamos, se desperto con calma y seguridad, como sabiendo que la estaba cuidando; bajamos agarrados de la mano, sin prisa, sin miedos, sin palabras, únicamente con una sensación de normalidad por dentro, con el convencimiento de que era un acto repetido, (aún cuando fuera la primera vez), que era un espacio compartido, un espacio nuestro, no suyo; ella me hizo sentir incluido en su espacio, ella me incluyó en su espacio.

Llegamos a la puerta, que se abrió entre besos, entré con la confianza que ella sembró en mi alma, con la seguridad de quien se siente respaldado por alguien mas grande.

Se alejó por unos segundo y de la nada el espacio se inundó con los suaves sonidos de la trompeta de Miles Davies, quien, sin saberlo, le agregó mas magia a la magia; la miré con la convencimiento de quien descubre una verdad universal, una teoría absoluta, como quien es dueño de una noche perfecta; yo era y soy dueño de una noche perfecta, la cual comparto únicamente con quien la hizo así..... Caro, siendo testigo el Sr. Davies aunque no le importe, aunque no lo sepa.

Compartimos mas de lo que yo deseaba entregar, fui feliz de perder la batalla, no me importó declararme rehén de sus besos y caricias, fui la perfecta víctima del Síndrome de Estocolmo, si hubiese tenido mas para poner sobre la mesa de juego lo hubiese hecho, no quería guardar nada, quería endeudarme hasta el alma; los besos fueron un rio, las manos esculpieron los cuerpos y los cuerpos fueron perfectos, que mas les puedo decir, nuestras sombras de luz de luna fueron dos/una y dos nuevamente en secuencias matemáticamente perfectas.

La luna menguante estaba colgada sobre el ventanal, entre los árboles y el inicio de la cama, al alcance de mis manos, la música rebotaba en mi interior agotado de tanto sentir, mi cuerpo estaba herido de emoción, con la imperiosa necesidad de curarse.

Se de la intensidad, recuerdo los matices/olores/colores/sonidos/sabores, sé lo vivido, sé que estuve, mis heridas de amor así lo prueban; y sin embargo, me siento en resaca, trastabillando con mi propia sombra, sin puntos cardinales de referencia, abrumado/sobrepasado/extenuado con la felicidad de quien sabe que llegó, pero con las dudas de quien no sabe por cuanto tiempo estará.

Repetimos nuestro baile las veces que los cuerpos lo permitieron, fuimos nada y fuimos todo, nos tomamos y nos dejamos sin preocuparnos por estrategias ganadoras, por que ya lo éramos; no hay mucho mas que pueda o quiera decir sobre esto, no necesito decir mas sobre esto.

Ahora, con un poco mas de tiempo sigo sin saber si estamos unidos por el destino o somo un hipo glorioso dentro de nuestras vidas, se que no nos hemos podido dejar, se que no queremos dejarnos, que la lejanía de nuestros cuerpos no compite con la cercanía de nuestros sentimientos; no sé si podamos sostener esto en el tiempo, no somos idiotas y tenemos claras las dificultades de la distancia y sin embargo, lo vamos a intentar aún cuando la lógica dentro de nuestras filosóficas conversaciones diga lo contrario.

Sólo les digo que está llegando por año nuevo, viene a verme, a mi, al solitario, alguien llega por que quiere estar, y yo sólo deseo esa presencia; se que este viaje puede definir mucho, que nos puede indicar las rutas a seguir, malas o buenas, pero no me importa, sólo quiero que esté, sólo quiero su sombra tocando la mia, lo demás llegará cuando tenga que llegar; por una vez voy a dejar que la vida encuentre las puertas abiertas, arriesgando lo que tenga.... finalmente sigue siendo con mis reglas, mi voluntad, si pierdo no tendré nada de que arrepentirme, por que lo intenté y si gano, habré ganado los sueños que una vez perdí.

Esto es todo, luego hablaré mas de ella.

Me desconecto...

Adeuuu...

Permalink ~ Comentarios (21) ~ Comentar | Referencias (0)

El Blog

Calendario

<<   Diciembre 2005  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Categorías

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Suscrito a
Blogs Perú