CONFESIONES DE UN OPERADO CAP 2

Por PEREGRINO - 2 de Junio, 2006, 10:35, Categoría: General

Retomo en el último párrafo del capítulo anterior.

Todos se movian a mi alrededor, el anestesista bigotón movía unos tubos y miraba en su máquina de no se que diablos, pone los tubos y luego se para detrás mio, me pone una mascarilla en la cara y me dice, te vas a sentir mareado, a lo que yo resondo... yo doctor, necesit.............. lo siguiente que recuerdo es despertarme en un cuarto, con la pareja de amigos donde me quedé mirándome, con un batín gay en el cuerpo, adolorido, sin mi boxer ovejita puesto y medio pelado en mis partes...........

Mi cerebro despertaba por partes, nunca lo sentí de forma mas clara, se iban prendiendo los interruptores uno por uno; en ese momento decidí llamar a mis padres, ya con la operación realizada y habiendo sobrevivido a la misma (yerba mala nunca muere) decidí llamarlos, lo cual no fui muy brillante desde cierto punto de vista por que el interruptor de la pronunciación correcta no estaba prendido aún, así que la conversación fue hecha por un tipo high, completamente en drogas o como diría la abuela de una amiga.... hecho un rockanrollero; mi desconexión era alta así que lo único que pasó fue que mis padres se asustaron mas.

Me quede solo y empezó el baile de las enfermeras (acaso las enfermeras no eran como las chicas regias de las películas pornos que veía de chico), entraban y salian como una especie de doloroso ballet, doloroso para mi obviamente, señor levante el brazo, señor una inyección mas, señor su medicina...... todo lo hacian con buena voluntad, no lo niego, pero no hay una forma de que lo duerman a uno hasta que todo pase??????, en fin, todo bien hasta que entró Minerva, un torbellino la gordita, risueña y amable, sonriente y dispuesta (disponible?), por unos minutos estuvo entre mis pensamientos negros pedirle que me ayude a disipar la tensión (ustedes entienden, no?) pero la verdad es que la zona duele tanto que ni con el pétalo de una rosa, negué internamente la posibilidad y me deje llevar por sus risas, hasta acá, podríamos decir que todo con normalidad.

El primer tema, la orinada y perdonen la expresión pero no hay otra, luego de haberme sometido a cirugía y habiendo pasado ya varias horas no podía orinar, para esto se me había instruido que debía depositar mis aguas en una especie de florero de metal que tiene un tubo en donde se inserta, aquello que se puede insertar y bueno a soltar el caudal; bueno ya de por si eso era incómodo pero se complicaba mas aún con el tema de que no podía levantar así que era una maniobra tipo del circo del sol para poder realizar el tema.

Bueno pasaron las horas y nada, ganas tenía, pero, llamenme tradicional pero necesitaba estar de pie, nada de orinar en la cama.... las enfermeras insistian y yo nada que nada, se convirtío en una lucha de poder (la única que logre ganar como verán mas adelante).

6:30 de la tarde y llega la enfermera master, señor orinó... no señorita, echado no puedo, repliqué... mire que si no lográ hacer vamos a tener que introducirle una sonda... que?!?!??!??!, una sonda, que acasó soy el espacio exterior, me han visto cara de muñeco vudú, nada de insertar nada, basta!!!!! pensé.... necesito pararme, dije y con eso estamos... bueno lo ayudo y le sostengo el aparatejo (entendí que se referia al florero metálico), no se preocupe que lo hago solo.... y bueno ante la idea de que me introdujeran un tubo por el conducto de la uretra, se me soltaron los líquidos como una cascada diseñada por Da Vinci, problema solucionado, por lo menos el de las aguas.... los sólidos los solucioné de otra manera.

Ahora a dormir y recuperarme, lo peor ya pasó, eso pensé, torpe de mí.

5:45 am, me despiertan, señor tenemos que darle sus remedios intravenosos, uhhhhh mas dolor dije y encima me despiertan, la verdad andaba de mejor ánimo y con la mente mas despierta, hasta acá todo bien, hasta acá.

6:30 am, entra una enfermera muy seria, señor necesitamos bañarlo de esponja... que?!?!?!?!?! pensé alarmado, toy en una clínica o en un spa... dígame, le respondí haciéndome el loco... necesitamos bañarlo, bueno pues, dije, ayúdenme a levantarme y me dejan en la ducha, ya era bastante con el batín gay abierto por detrás exponiendo mis cuartos traseros, pensé.... no señor, no entiende, usted no se puede parar (de hecho ninguna parte de mi cuerpo) por indicación médica, así que nosotras lo vamos a bañar..., para esto ya se había sumado una enfermera mas joven y algo agraciada.... no puede ser pensé, que verguenza, la última vez que alguien me baño (sin intensiones sexuales) fue mi madre cuando tenía 4 años y estas pretenden verme en plenitud, toquetearme y encima sin placer y recompensa para mi.... me niego, ni cagando!!!!... señorita puede verificar con el médico, le dije.... unos minutos después regresó, señor no se puede levantar y es definitivo... ahora si la cagada.

Retiraron amables los cobertores, y ahí estaba yo tirado en la cama, cubierto con el batín gay y nada mas... ellas se calzaron los guantes, se miraban entre ellas, abrieron las bolsitas con las benditas esponjas secas, me movieron para la derecha y para la izquierda y retiraron el batín... así que estaba yo tirado en la cama, calato, completamente calato, con dos mujeres una a cada lado, dispuestas a tocarme y acariciarme..... y pensé, una vez mas nuestro irónico dios juega conmigo, por enésima vez a tergiversado una de mis fantasías (no digo mas)... a este punto lo único que quería era no tener una erección, por dos razones, una por que era avergonzante y la segunda y mas importante era que me dolía como la puta madre.

Ellas deslizaban sus manos por todo mi cuerpo, yo me sentía un esclavo del placer pero castigado, se miraban entre ellas y conversaban a gran velocidad y en chileno, no me pregunten que, por que lo único que yo hice fue refugiarme en mi cerebro y mirar el techo... sentía las manos llegar a mis queridos pudores, levantar, esponjita, mover hacia la derecha, esponjita, mover hacia la izquierda, esponjita, un repaso final, esponjita... a este punto la verguenza se apoderó de mi, quería poner una bomba en la clínica... señor voltéese hacia la derecha, esponjita en la espalda y nalga derecha, ahora hacia la izquierda, esponjita en la espalda y nalga izquierda, que queda pensaba mas que entregarme, no puedo moverme para correr y si digo algo me vban a hacer doler.... las mujeres son crueles, así que nuevamente me alejé mentalmente tratando de llegar a mi lugar feliz.

Fui vestido con otro batín gay y dejado tendido en la cama, limpio y avergonzado, lo cual desde varios puntos de vista suena a contradicción.

Pero descubrí que cuando uno pasa cierto límite lo que llega se resuelve de manera mas fácil por que hemos expandido nuestro sentido la verguenza, ya lo verán en el siguiente capitulo.

Me desconecto.

Adeu... 

Permalink ~ Comentarios (29) ~ Comentar | Referencias (0)

El Blog

Calendario

<<   Junio 2006  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30   

Categorías

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Suscrito a
Blogs Perú