Septiembre del 2006

TUVE UNA VEZ UN BARRIO

Por PEREGRINO - 23 de Septiembre, 2006, 21:42, Categoría: General

Yo tuve un barrio, si, tuve la suerte de crecer en un distrito que le da la cara abierta al mar, a dos cuadras de un malecón hecho de tierra y grass, de palmeras y flores, vivía rodeado de casas antiguas y locales bohemios, tenía cerca hasta 3 cines, habían chinos donde comprar golosinas, estaba el ambulante de la esquina junto al colegio, él en la mañana y su esposa en la tarde, los heladeros de D´onofrio eran conocidos, pero lo mas importante eran los amigos, la pandilla, el barrio.

Salí a la calle a jugar desde que tengo uso de memoria, eran otros tiempos, menos carros, menos violencia, la modernidad aún no llegaba del todo a mi barrio, los mas malandros fumaban marihuana en los barrios vecinos, nosotros solamente jugabamos fulbito, canicas, carnavales, cazabamos arañas y recorríamos los techos de las casas viejas; todavía existía un ambiente de misterio, todavía se aprendía de sexo por la boca de los mayores, no había cable ni internet para robarte la niñez.

Crecí junto a ellos, pasé mis mañanas, mis tardes y mis noches de niñez y adolescencia junto con ellos, eran la segunda familia, la extendida, todos se conocían, casi  no existian secretos en el barrio, todos sabían quien era quién (por lo menos en apariencia), jugamos contra otros barrios, peleamos contra otros barrios, aprendimos sobre la amistad, sobre el dolor, sobre el amor, sobre el sexo, sobre la fraternidad que no conocía de razas ni nivel socioeconómico.

Luego en las esquinas del barrio aprendimos que las mujeres existian, que siempre existieron pero antes eran como nosotros, para luego transformarse en seres diferentes que atraían la atención de la mancha; fue ahí donde se dieron los primeros besos, donde salieron las primeras parejas de enamorados, donde fueron las primeras rupturas, donde conocimos la desdicha y la felicidad del amor juvenil.

En esas esquinas nos presentaron a la cerveza y al cigarrillo, nos presentaron las drogas y el porno, nos presentaron a las chicas de otros barrios, para alboroto de las hasta ese momento dueñas de nuestras calles, nos presentaron un mundo mas grande que los confines del barrio.

Entre esas esquinas de casas viejas, de iglesia sin campanarios, de edificios de cuatro pisos, de casas estilo inglés, de nieblas mañaneras que entraban por la ventana de la casa haciendo que todo se volvierar difuso, de humendad casi insoportable que impregnaba todo para desesperación de mi madre, de silbidos secretos para reconocernos, fue ahí donde siempre pensé que iba a estar.

Amé y amo esos recuerdos, atesoro mis días en ese barrio; aún me pone triste el no estar ahí, siento el vacio de la pérdida de la amistad inigualable que se establece cuando uno no tiene vicios ni heridas en el cuerpo; se que tengo amigos buenos, los mejores; sin embargo, a veces me invaden las ganas de gritar un gol hecho en las pistas del barrio, siento la nostalgia de que ya no existan esos techos que eran nuestros dominios, de que los cines hoy día sean espacios para otros usos, que los chinos hayan muerto o cerrado, que la mayoría de las familias que ahí estaban ya no estén, que las chicas por las cuales sentí las primeras verguenzas ya no pisen esas calles, esas que fueron nuestras.

Aún quiero morir en ese barrio, aún quiero ver el mar desde el malecón en el cual caminaba cuando la pena me invadía por completo, aún quiero oler la humedad que sube desde el mar y quiero que el viento corra por mi cuerpo viejo, aún estoy enamorado de esas calles aunque hoy día no me pertenezcan mas.

Me desconecto.

Adeu...

Permalink ~ Comentarios (57) ~ Comentar | Referencias (0)

LA HIJA DE ZEUS

Por PEREGRINO - 16 de Septiembre, 2006, 12:02, Categoría: General

Ayer, luego de mucho tiempo estuve por Aura, si  aunque no lo crean este veterano de 3X años aún puede aparecer por dicho local sin llamar tanto la atención, el tema es que fuí por que una buena amiga parte hacia europa por un lapso y era su despedida; en fin, ese no es el tema, sino que el hecho de estar ahí me hizo recordar la única vez que fui acompañado de una diosa, no de una mujer bonita o bella, sino de una diosa.

Hace varios años atrás un buen amigo mio me pidió que le hiciera el favor (hasta ese momento pensé que así era) de entretener de alguna manera a una de las sobrinas de su esposa que había llegado de Argentina, llegaron dos en realidad pero esta propuesta la hizo de manera conjunta a otro amigo en común; evidentemente como el caballero que soy, y la pasión nunca reprimida por las argentinas, accedí; únicamente sabiendo que ambas chicas eran simpáticas.

Para conocerlas nos juntamos en un Chifa conocido de un club conocido, llegamos a la hora pactada y lo que encontramos fue mucho, mucho, mucho mas de lo que esperamos en algún momento; el impacto fue tremendo, una era la hija de una diosa menor y la otra sencillamente era la hija de Zéus.

Ambas altas, pero no tanto, ambas con un cuerpo de cirugía plástica, ambas con ropa hecha para que sean vistas las usuarias; una de pelo marrón, no tan corto no tan largo, ojos caramelo en punto de nectar y una cara de modelo emergente; la otra, rubia, de pelo largo hecho para perderse, de ojos azules que podían ser el punto de inicio de un viaje a las profundidades enmarcada por una cara hecha para detener corazones.

Nuestra felicidad no podía ser mayor, eran un par de esos a los que uno no tiene acceso normalmente, era como tener entrada gratis a un canal de cable de modelitos, un sueño hecho realidad y fue una de esas veces en que sentí que el haber ayudado me estaba ayudando a mi.

La comida transcurrió suave, sin embargo, no dejaron de ser lo que eran, un par de argentinas que se reconocian como bellas, acá y allá, con todos los engreimientos y vueltas que dos mujeres de ese calibre saben que les está permitido, eso y mucho mas; terminamos y nos dieron el teléfono para poder salir nuevamente, lo cual de por sí era un triunfo (obviamente a veces mi inseguriad natural puede mas y me corta).

Invité a la hija de Zéus a diversas actividades, la llevé acomer, la llevé a tomar, la llevé a bailar; y es en este punto donde llego a Aura, en realidad a Teatriz, si hace años de esto; ya habíamos salido varias veces y la conversación era cómoda, superficial pero cómoda, no había ni la mas mínima oportunidad de nada con ella, eso me quedó claro en la segunda salida, no estaba interesada, yo no era su tipo, si su juego, ni su nada; en el fondo no me importaba, únicamente salir con ella era un placer por si mismo, así como las noches que pasé sin ella pero con ella.

Llegamos a la puerta de la discoteca, y ella estaba tan pero tan increíble que no existía nada alrededor, no hubo colas, no hubo revisiones, no hubo pago de entrada; ella, tenía alfombra roja por donde avanzaba, ella era vip en todos lados, ella era dueña de locales y de miradas, de pensamientos impuros y puros, ella era dueña del presente y un poco del futuro.

Entre con la seguridad de estar en presencia de una diosa realmente y con la inseguridad de que yo no era el correcto acompañante, era impresionante lo que pasaba, ella caminaba, segura/altiva/decidida/sabiéndose, no miraba a nadie no era necesario todos la miraban a ella, flotaba hacia adelante y las personas se abrían como si ella fuera Moisés y ellos el Mar Rojo, un espectáculo impresionante; yo caminaba pegado a ella, con disimulada torpeza, sabiendo que estaba en una situación casi irrepetible, en medio de un sueño casi perfecto del cual no me daba la gana de despertar.

Ella me hizo sentir bien, no conversó con nadie, no miró a otro lado, me dedicó todas sus sonrisas, todas sus palabras, todas sus miradas, sólo bailó conmigo, y que manera de bailar. Era la época de la bachata, del merengue y gracias eso sentí su cuerpo pegado al mio, compartí su espacio donde no había espacio, fui capaz de sentir su olor a mañana de verano y mis  manos recorrieron las delicadas curvas de su espalda; nos reimos, conversamos y tomamos, fue una noche demasiado corta para alguien como yo, que vive del tiempo que otros le regalan.

Llegada la hora, nos retiramos, cansados y felices, yo por lo menos; no había perdido su encanto, la gente aún se apartaba de ella y podía sentir las miradas de envidia sobre mi cuello, pero luego de las horas con ella las podía disfrutar y complacerme con imaginar lo que ellos podíam imaginar. La dejé en su casa como un caballero, la bese suavemente sobre la mejilla y nos despedimos con la idea de vernos nuevamente antes de su partida.

Eso no pasó, no nos volvimos a ver, parte por que no se dio parte por que no quise, no necesitaba mas, hablamos por teléfono, me dio su correo y me prometió escribir, nos despedimos por la fría línea telefónica, le agradecí su compañía y lo que hizo por mí, aunque nunca lo supiera, colgamos y eso fue, no he vuelto a saber de ella, no recuerdo su nombre pero creo que en el fondo no importa, lo que me dejó, lo que puedo recordar es mio y de nadie mas.

Gracias diosa, hija de Zeus por lo que me dejaste, por hacer que mi soledad fuera mejor esos días contigo, por enseñarme que hay todavía esperanza, que existen las bellas e inteligentes, por hacerme creer nuevamente en que puedo.

Me desconecto.

Adeu...

Permalink ~ Comentarios (32) ~ Comentar | Referencias (0)

RAYOS DE LUZ

Por PEREGRINO - 14 de Septiembre, 2006, 23:07, Categoría: Poemas Peregrinos

Veo los rayos de luz reflejados en la oscuridad

en la noche se pierden los gritos

y la luna se pierde en su dolor

esperando el consuelo de algún ángel caído.

 

La felicidad son interrupciones

en la continuidad de la tristeza

rayos disparados sin sentido

encontrando como blancos a los mas desprevenidos.

 

La felicidad es la más triste de las ilusiones

la mas cruel de las vivencias

cuando mas parece tuya

mas rápido se desvanece.

Permalink ~ Comentarios (35) ~ Comentar | Referencias (0)

CON ROBERT MILES EN QOSQO v.2

Por PEREGRINO - 10 de Septiembre, 2006, 11:55, Categoría: General

Continúo desde el último párrafo.

Nuestra conversación duró un buen rato hasta que llegó uno de los personajes mas raros con los que me he topado, un limeño cusqueñizado, que tenía viviendo muchos años en cusco y que se sabía la vida, obra y milagros de todos los presentes incluyendo los turistas, una cosa extraña, el tema es que empezamos a conversar los 3, es decir, incluyendo a la bar-tender, y la conversación empezó a fluir de manera agradable, las chelas llegaban a mis manos sin saber como y yo sencillamente tenía la misión interna de acabar con el abastecimiento de chela del local, mientras duraba esta conversa el local se fue llenando de personas, de todos los tipos y calibres, un caleidoscopio de seres humanos, la música fue subiendo, el ambiente se fue releando, llenándose de humo, de olor a alcohol, de sudor, de rubias extranjeras y mujeres nacionales, la noche fue creciendo y me fue envolviéndo como una suave manta de alpaca.

Las personas llegaban y llegaban, con sus rostros multicolores, multculturales, multiétnicos, yo seguía conversando con mi amigo limeñocusqueñizado, me contaba la vida de todos, yo seguía mirando embobado a la bartender. la noche avanzaba de manera natural. En determinado momento ingresa una chica que se acerca hasta mi costado en la barra, debe ser la mujer mas bella de la cual he estado cerca, era una inglesa (adivinen quien me contó los datos que voy a soltar a continuación), de pelo corto, de color miel, ojos verdes (según la luz de la discoteca), no muy alta, con la cara mas increíblemente cautivadora que he podido ver de cerca y una de esas sonrisas que derriten icebergs, la bella bartender pasó en un segundo a una mujer sin belleza aparente.

Esta bella inglesa tenía viviendo 6 meses en Cusco, y no sola sino acompañada por un local, así es, un brichero había enamorado a esta diosa y es mas, aparentemente esta niña tenía unos padres relativamente acomodados en Londres y el no-estimado brichero tenía ya comprado su boleto para viajar con ella hasta Inglaterra; no pueden imaginar la terrible envidia que nació en mi interior luego de saber eso, quería ser yo quien tuviera la suerte de navegar entre los pliegues de su piel cada noche cusqueña.

Pero la noche siguió, yo mantenía una carrera interminable de alcohol, aún a sabiendas que tendría que tomar el vuelo a las 6 de la mañana y que eso significaría levantarme muy temprano para ir al aeropuerto, pero la verdad esas alturas ya no había freno, ni quería tenerlo.

Me separé un poco, quería buscar la intimidad de ver en solitario, así que me fuí hacía un lado, para mirar desde adentro, mirar a estas personas que estaban ahí de paso, que estaban ahí abiertos a las experiencias que el momento y el lugar les ofrecian; como debía ser mantenía una chela en la mano, la música lo envolvía todo, el humo era el aire vital, los olores eran drogas y las luces hipnotizaban en cada destello.

De improviso, la tonada anterio cambio y los parlantes empezaron a botar una tormenta, unos truenos y lluvia, se hizo el silencio, el tiempo se congeló brevemente hasta que empezaron a sonar algunas notas de un piano lejano, una por una, sin prisa, clavándose en las pieles multicolores del local, la gente empezó a moverse con una nueva tranquilidad, siguiendo ahora las notas de la guitarra que acompañaban al piano, el momento era ese, las luces se suavizaron aún mas, había una cierta expectativa en el aire, el tiempo transcurría lento pero inexorable, entonces entra la bateria lejana, en un redoble, redoble que se iba haciendo mas fuerte, mas fuerte y mas fuerte hasta que sencillamente la tonada explotó junto con la gente, pocas veces he sido testigo de una liberación conjunta tan espectacular, todos empezaron a saltar con caras de orgasmo colectivo, incluyéndome por supuesto, ya que estaba totalmente capturado por el ambiente, por el momento, quería ser parte, integrarme y ser uno con la masa danzante, quería que mi sudor fuera el sudor de la bestia y que mi espacio fuera transgredido por la totalidad de quienes estaban ahí; la canción siguió como un himno de liberación, se bailó hasta la última nota, luego entró otra canción de la cual no tengo ningún recuerdo.

Luego de la intensidad de la que fuí parte me encontraba agotado, cansado y feliz, pensé que era el único pero ví las caras de quienes me rodeaban y todos estaban en las mismas condiciones, había una hermandad del momento, una que se genera entre extraños que han compartido una experiencia fuera del día a día agobiante, regresé a la barra sin chela y compré una mas, me senté en uno de los bancos altos que ahí estaban, los codos apoyados en la barra, la cabeza gacha, eso duró unos segundos estaba intentado que mi alma regresara a su lugar y mi corazón dejara de latir como una bestia. Cuando alcé la vista ha mi costado habían dos chicas bastante lindas debo decir, qeu me parece qu estaban en las mismas que yo, y como lo mas natural empezamos a conversar, eran de Lima, flyhostess de alguna línea que no recuerdo, la conversación iba de manera normal y agradable, una de ellas estaba mas interesada en otra persona y felizmente yo estaba interesado en la que estaba interesada por mi (que coincidencia).

Conversamos un buen rato, coqueteamos un rato mas, no tengo registro de la totalidad de lo dicho, tan solo recuerdo la invitación a su habitación, sus ganas y las mías, total estaba ahí para divertirme; y en el momento decisivo me acordé de quien amaba en ese momento, de la tranquilidad que llevó a mi vida, de lo bien que me sentía y eso era algo que no quería poner el peligro, me excuse amablemente y tomé la decisión de partir para mi hotel ya que no hubiera resistido que repitiera su propuesta; salí a la calle, la noche cusqueña me envolvía todo, el frió golpeó mi cuerpo caliente de emociones y me regresó; caminé hasta el hotel, pedí que me despertaran a las 5 am; dormí una hora, fuí al aeropuerto, me embarqué y regrese a Lima con el convencimiento que había sido parte de y que eso me permitio explorar un poco mas en mi interior.

Hasta el día de hoy, cada vez que siento las notas de Children de Robert Miles me transporto a ese momento, vuelvo a ser parte de esa unidad y mi interior explota en silencio sabiendo que se algo mas de lo que sabía.

Me desconecto.

Adeu...

Permalink ~ Comentarios (42) ~ Comentar | Referencias (0)

CON ROBERT MILES EN QOSQO v.1

Por PEREGRINO - 9 de Septiembre, 2006, 13:01, Categoría: General

Hace casi una década, trabajaba en una institución financiera, un super lugar para trabajar, buen ambiente, gente interesante y muchas cosas mas, pero eso no es lo que quiero contar ahora; el tema es que en algún momento tuvimos un problema en la ciudad de Cusco (hoy Qosqo) y me mandaron a solucionarlo o a ver que podíamos hacer.

El tema es que el viaje era de una sola noche, partir temprano en la mañana y regresar temprano al día siguiente, y además tenía que viajar sólo, uno de esos viajes que se proyectaba como aburrido y monótono; además, en ese viaje andaba todavía con enamorada, así que en todo caso las perspectivas de diversión las veía limitadas; pedí asesoría a algunos amigos que habían viajado a Cusco para saber de algunos locales y eso, tampoco era que quisiera encerrarme en un convento.

Bueno el tema es que meembarqué, llegué, trabajé y terminé en la tarde, lo cual me dejaba mucho tiempo disponible para mi, claro estaba solo y encima no conocía a nadie, así que fuí a la Plaza de Armas como a las 5 de la tarde y me senté en una banquita a esperar que algo ocurriera, así pues, con ganas de que sea la vida la que me defina algunos tema.

Esperé un rato y viendo lo bello de la ciudad, me puse a recordar una conversación previa con mi enamorada respecto a lo mucho que le gustaba a ella la ciudad de Cusco, me dispuse, emocionado (como todo hombre enamorado/cretino) a llamarla para compartir mis experiencias con ella; así que la llamé, un desastre de llamada, ella estaba de mal humor, con la regla o algo y no me prestó las mas mínima atención, yo que le dije que me encataría que estuviera allí conmigo y ella que me dijo que no pues, que ahora no podía; finalmente corté la llamada e internamente la manda a la mierda por cojuda y decidí pasarla bien.

Regresé a la plaza, y esperé y esperé a que abrieran el local del que me habian comentado, el Uptown, no bien lo abrieron, como a las 7 de la noche, entré, evidentemente no había nadie(s), solo estaba la preciosa bar-tender apoyada sobre la barra; embrujado por su belleza me acerqué tímidamente a pedirle una chela, me atendió amablemente y no existiendo otro parroquiano aún nos pusimos a conversar, meenteré que era griega, que tenía 4 meses viviendo en el Cuzco que ya llevaba viajando varios meses por sudamérica, que estudiaba y que, horror para mis aspiraciones, estaba compartiendo el lecho con el dueño del bar.

Nuestra conversación duró un buen rato hasta que llegó uno de los personajes mas raros con los que me he topado, un limeño cusqueñizado, que tenía viviendo muchos años en cusco y que se sabía la vida, obra y milagros de todos los presentes incluyendo los turistas, una cosa extraña, el tema es que empezamos a conversar los 3, es decir, incluyendo a la bar-tender, y la conversación empezó a fluir de manera agradable, las chelas llegaban a mis manos sin saber como y yo sencillamente tenía la misión interna de acabar con el abastecimiento de chela del local, mientras duraba esta conversa el local se fue llenando de personas, de todos los tipos y calibres, un caleidoscopio de seres humanos, la música fue subiendo, el ambiente se fue releando, llenándose de humo, de olor a alcohol, de sudor, de rubias extranjeras y mujeres nacionales, la noche fue creciendo y me fue envolviéndo como una suave manta de alpaca.

Continuaré luego.

Me desconecto.

Adeu...

Permalink ~ Comentarios (62) ~ Comentar | Referencias (0)

UN AÑO MAS, UN AÑO MENOS

Por PEREGRINO - 8 de Septiembre, 2006, 8:57, Categoría: General

Hace un par de días fue mi cumpleaños número 3X, creo que el dato exacto no es de importancia, sólo señalo que si tengo mucha suerte debo haber ya pasado la mitad de mi vida proyectada; evidentemente eso me hace efectuar algunas reflexiones. Seguramente no aportaré nada a lo dicho por miles en mi condición pero igual me tomo el derecho de decirlo, total al que no le guste que cambie de canal.

Lo primero que me viene a la mente es si es una año mas o uno menos, creo que son dos manera de contabilizar nuestro fugaz paso por este mundo, el problema es que si contamos en relación con un año menos entramos en ciertas dudas por que al no saber cual es el tiempo límite nuestra contabilización es, digamos, artesanal e inexacta; no obstante, queda claro que cada mañana en la cual sobrevivimos a la noche, es un día que nos acerca mas al inevitable final.

Digamos claras las cosas, así cuentan los pesimistas, los obscuros, los unders, así cuento yo.

Conversando de esto con un buen amigo, me dijo que no era así como uno lo tenía que ver, que en realidad la celebración por el nacimiento no era lo importante sino que lo que uno debe celebrar es lo ocurrido el año que transcurrió, la posibilidad de seguir vivos, de mantenernos rodeados por nuestras familias y amigos, de haber tenido la salud suficiente para llegar a este momento nuevamente y la posibilidad de mirarnos en el futuro.

Es agradable esta manera de verlo, me parece positiva y entretenida, no es mi forma de hacerlo.

Pero no son las únicas reflexiones, y aunque no quiero prolongarme en este post, si me hago la pregunta, Estoy donde quería estar?, He efectuado lo que quería efectuar?, He logrado lo que quería lograr?, todo ello para llegar a una pregunta crucial, A estas alturas de mi vida, soy feliz?.

No voy a intentar responder a esas preguntas, no en este post por lo menos, pero digo que a veces es duro ver que la vida lo empujó a uno por caminos que no eran los que uno quería tomar, a veces es duro darse cuenta que el horizonte que querías ver no es el que estas mirando, a veces es duro saber que uno no logró todo lo que quería lograr; pero también es agradable saber que sobreviviste, que manejaste las angustias y decepciones, que seguiste remando y avanzaste, hacia otro lado quizás, pero avanzaste.

Sólo se que aunque quiero mas, aún cuando no termino de acomodarme interiormente, aún cuando se que no he de llegar a todos los puntos de llegada que me propuse, estoy tranquilo y vivo bien por que soy y estoy.

Me desconecto.

Adeu...

Permalink ~ Comentarios (36) ~ Comentar | Referencias (0)

El Blog

Calendario

<<   Septiembre 2006  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

Categorías

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Suscrito a
Blogs Perú