CON ROBERT MILES EN QOSQO v.2

Por PEREGRINO - 10 de Septiembre, 2006, 11:55, Categoría: General

Continúo desde el último párrafo.

Nuestra conversación duró un buen rato hasta que llegó uno de los personajes mas raros con los que me he topado, un limeño cusqueñizado, que tenía viviendo muchos años en cusco y que se sabía la vida, obra y milagros de todos los presentes incluyendo los turistas, una cosa extraña, el tema es que empezamos a conversar los 3, es decir, incluyendo a la bar-tender, y la conversación empezó a fluir de manera agradable, las chelas llegaban a mis manos sin saber como y yo sencillamente tenía la misión interna de acabar con el abastecimiento de chela del local, mientras duraba esta conversa el local se fue llenando de personas, de todos los tipos y calibres, un caleidoscopio de seres humanos, la música fue subiendo, el ambiente se fue releando, llenándose de humo, de olor a alcohol, de sudor, de rubias extranjeras y mujeres nacionales, la noche fue creciendo y me fue envolviéndo como una suave manta de alpaca.

Las personas llegaban y llegaban, con sus rostros multicolores, multculturales, multiétnicos, yo seguía conversando con mi amigo limeñocusqueñizado, me contaba la vida de todos, yo seguía mirando embobado a la bartender. la noche avanzaba de manera natural. En determinado momento ingresa una chica que se acerca hasta mi costado en la barra, debe ser la mujer mas bella de la cual he estado cerca, era una inglesa (adivinen quien me contó los datos que voy a soltar a continuación), de pelo corto, de color miel, ojos verdes (según la luz de la discoteca), no muy alta, con la cara mas increíblemente cautivadora que he podido ver de cerca y una de esas sonrisas que derriten icebergs, la bella bartender pasó en un segundo a una mujer sin belleza aparente.

Esta bella inglesa tenía viviendo 6 meses en Cusco, y no sola sino acompañada por un local, así es, un brichero había enamorado a esta diosa y es mas, aparentemente esta niña tenía unos padres relativamente acomodados en Londres y el no-estimado brichero tenía ya comprado su boleto para viajar con ella hasta Inglaterra; no pueden imaginar la terrible envidia que nació en mi interior luego de saber eso, quería ser yo quien tuviera la suerte de navegar entre los pliegues de su piel cada noche cusqueña.

Pero la noche siguió, yo mantenía una carrera interminable de alcohol, aún a sabiendas que tendría que tomar el vuelo a las 6 de la mañana y que eso significaría levantarme muy temprano para ir al aeropuerto, pero la verdad esas alturas ya no había freno, ni quería tenerlo.

Me separé un poco, quería buscar la intimidad de ver en solitario, así que me fuí hacía un lado, para mirar desde adentro, mirar a estas personas que estaban ahí de paso, que estaban ahí abiertos a las experiencias que el momento y el lugar les ofrecian; como debía ser mantenía una chela en la mano, la música lo envolvía todo, el humo era el aire vital, los olores eran drogas y las luces hipnotizaban en cada destello.

De improviso, la tonada anterio cambio y los parlantes empezaron a botar una tormenta, unos truenos y lluvia, se hizo el silencio, el tiempo se congeló brevemente hasta que empezaron a sonar algunas notas de un piano lejano, una por una, sin prisa, clavándose en las pieles multicolores del local, la gente empezó a moverse con una nueva tranquilidad, siguiendo ahora las notas de la guitarra que acompañaban al piano, el momento era ese, las luces se suavizaron aún mas, había una cierta expectativa en el aire, el tiempo transcurría lento pero inexorable, entonces entra la bateria lejana, en un redoble, redoble que se iba haciendo mas fuerte, mas fuerte y mas fuerte hasta que sencillamente la tonada explotó junto con la gente, pocas veces he sido testigo de una liberación conjunta tan espectacular, todos empezaron a saltar con caras de orgasmo colectivo, incluyéndome por supuesto, ya que estaba totalmente capturado por el ambiente, por el momento, quería ser parte, integrarme y ser uno con la masa danzante, quería que mi sudor fuera el sudor de la bestia y que mi espacio fuera transgredido por la totalidad de quienes estaban ahí; la canción siguió como un himno de liberación, se bailó hasta la última nota, luego entró otra canción de la cual no tengo ningún recuerdo.

Luego de la intensidad de la que fuí parte me encontraba agotado, cansado y feliz, pensé que era el único pero ví las caras de quienes me rodeaban y todos estaban en las mismas condiciones, había una hermandad del momento, una que se genera entre extraños que han compartido una experiencia fuera del día a día agobiante, regresé a la barra sin chela y compré una mas, me senté en uno de los bancos altos que ahí estaban, los codos apoyados en la barra, la cabeza gacha, eso duró unos segundos estaba intentado que mi alma regresara a su lugar y mi corazón dejara de latir como una bestia. Cuando alcé la vista ha mi costado habían dos chicas bastante lindas debo decir, qeu me parece qu estaban en las mismas que yo, y como lo mas natural empezamos a conversar, eran de Lima, flyhostess de alguna línea que no recuerdo, la conversación iba de manera normal y agradable, una de ellas estaba mas interesada en otra persona y felizmente yo estaba interesado en la que estaba interesada por mi (que coincidencia).

Conversamos un buen rato, coqueteamos un rato mas, no tengo registro de la totalidad de lo dicho, tan solo recuerdo la invitación a su habitación, sus ganas y las mías, total estaba ahí para divertirme; y en el momento decisivo me acordé de quien amaba en ese momento, de la tranquilidad que llevó a mi vida, de lo bien que me sentía y eso era algo que no quería poner el peligro, me excuse amablemente y tomé la decisión de partir para mi hotel ya que no hubiera resistido que repitiera su propuesta; salí a la calle, la noche cusqueña me envolvía todo, el frió golpeó mi cuerpo caliente de emociones y me regresó; caminé hasta el hotel, pedí que me despertaran a las 5 am; dormí una hora, fuí al aeropuerto, me embarqué y regrese a Lima con el convencimiento que había sido parte de y que eso me permitio explorar un poco mas en mi interior.

Hasta el día de hoy, cada vez que siento las notas de Children de Robert Miles me transporto a ese momento, vuelvo a ser parte de esa unidad y mi interior explota en silencio sabiendo que se algo mas de lo que sabía.

Me desconecto.

Adeu...

Permalink ~ Comentarios (42) ~ Comentar | Referencias (0)

El Blog

Calendario

<<   Septiembre 2006  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

Categorías

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Suscrito a
Blogs Perú