23 de Septiembre, 2006

TUVE UNA VEZ UN BARRIO

Por PEREGRINO - 23 de Septiembre, 2006, 21:42, Categoría: General

Yo tuve un barrio, si, tuve la suerte de crecer en un distrito que le da la cara abierta al mar, a dos cuadras de un malecón hecho de tierra y grass, de palmeras y flores, vivía rodeado de casas antiguas y locales bohemios, tenía cerca hasta 3 cines, habían chinos donde comprar golosinas, estaba el ambulante de la esquina junto al colegio, él en la mañana y su esposa en la tarde, los heladeros de D´onofrio eran conocidos, pero lo mas importante eran los amigos, la pandilla, el barrio.

Salí a la calle a jugar desde que tengo uso de memoria, eran otros tiempos, menos carros, menos violencia, la modernidad aún no llegaba del todo a mi barrio, los mas malandros fumaban marihuana en los barrios vecinos, nosotros solamente jugabamos fulbito, canicas, carnavales, cazabamos arañas y recorríamos los techos de las casas viejas; todavía existía un ambiente de misterio, todavía se aprendía de sexo por la boca de los mayores, no había cable ni internet para robarte la niñez.

Crecí junto a ellos, pasé mis mañanas, mis tardes y mis noches de niñez y adolescencia junto con ellos, eran la segunda familia, la extendida, todos se conocían, casi  no existian secretos en el barrio, todos sabían quien era quién (por lo menos en apariencia), jugamos contra otros barrios, peleamos contra otros barrios, aprendimos sobre la amistad, sobre el dolor, sobre el amor, sobre el sexo, sobre la fraternidad que no conocía de razas ni nivel socioeconómico.

Luego en las esquinas del barrio aprendimos que las mujeres existian, que siempre existieron pero antes eran como nosotros, para luego transformarse en seres diferentes que atraían la atención de la mancha; fue ahí donde se dieron los primeros besos, donde salieron las primeras parejas de enamorados, donde fueron las primeras rupturas, donde conocimos la desdicha y la felicidad del amor juvenil.

En esas esquinas nos presentaron a la cerveza y al cigarrillo, nos presentaron las drogas y el porno, nos presentaron a las chicas de otros barrios, para alboroto de las hasta ese momento dueñas de nuestras calles, nos presentaron un mundo mas grande que los confines del barrio.

Entre esas esquinas de casas viejas, de iglesia sin campanarios, de edificios de cuatro pisos, de casas estilo inglés, de nieblas mañaneras que entraban por la ventana de la casa haciendo que todo se volvierar difuso, de humendad casi insoportable que impregnaba todo para desesperación de mi madre, de silbidos secretos para reconocernos, fue ahí donde siempre pensé que iba a estar.

Amé y amo esos recuerdos, atesoro mis días en ese barrio; aún me pone triste el no estar ahí, siento el vacio de la pérdida de la amistad inigualable que se establece cuando uno no tiene vicios ni heridas en el cuerpo; se que tengo amigos buenos, los mejores; sin embargo, a veces me invaden las ganas de gritar un gol hecho en las pistas del barrio, siento la nostalgia de que ya no existan esos techos que eran nuestros dominios, de que los cines hoy día sean espacios para otros usos, que los chinos hayan muerto o cerrado, que la mayoría de las familias que ahí estaban ya no estén, que las chicas por las cuales sentí las primeras verguenzas ya no pisen esas calles, esas que fueron nuestras.

Aún quiero morir en ese barrio, aún quiero ver el mar desde el malecón en el cual caminaba cuando la pena me invadía por completo, aún quiero oler la humedad que sube desde el mar y quiero que el viento corra por mi cuerpo viejo, aún estoy enamorado de esas calles aunque hoy día no me pertenezcan mas.

Me desconecto.

Adeu...

Permalink ~ Comentarios (57) ~ Comentar | Referencias (0)

El Blog

Calendario

<<   Septiembre 2006  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

Categorías

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Suscrito a
Blogs Perú